viernes, 22 de abril de 2011

Las agujetas. Mitos y verdades.

Muchas cosas se han hablado de lo que conocemos comúnmente como “agujetas”, y muchas de ellas son falsas.

Su nombre procede de una de las teorías más extendida y aceptada socialmente, que consiste en, entender las agujetas como cristales de ácido láctico acumulados en el músculo con forma de agujas. Esta es la primera afirmación que vamos a desmentir, varios estudios demuestran que personas que sufren la enfermedad de McArdie, incapaces de producir ácido láctico, también sufrían dolor muscular de origen retardado, después de un esfuerzo intenso. Por lo que esta teoría queda desmentida.

Podemos afirmar con rotundidad que las “agujetas” o “mialgia diferida” es un dolor muscular de aparición tardía como consecuencia de una reacción inflamatoria en respuesta a las microlesiones o microroturas musculares y tendinosas que se producen al no estar el músculo adaptado o preparado para la intensidad del ejercicio, es decir que el músculo hace un ejercicio de intensidad mayor al que no está acostumbrado, lo que provoca que se acumule gran cantidad de metabolitos o desechos que provocan la inflamación e irritación de las fibras musculares y nerviosas, provocando un dolor intenso que puede durar de uno a cinco días.

Las posibles causas o motivos de la aparición de las “agujetas” son dos:

- Porque la fibra muscular es débil y no es capaz de aguantar el nivel de ejercicio.
- O bien porque se realiza un trabajo muscular cuando se está desentrenado y la fibra no es capaz de aguantarlo.

Las agujetas son parte de un proceso de adaptación, lo único que se puede hacer para evitarlas es hacer ejercicio progresivo, aumentando la intensidad poco a poco, para preparar al cuerpo.

El tratamiento más generalizado es el agua con azúcar, remedio casero que se ha ido trasmitiendo de padres a hijos, esta es otra de las afirmaciones que vamos a desmentir, se creía esto porque se pensaba que el azúcar disolvía los cristales de ácido láctico acumulados en el músculo, pero como hemos dicho anteriormente las “agujetas” no son cristales de ácido láctico.

El tratamiento adecuado es el siguiente:

- Realizar el mismo ejercicio que ha producido las “agujetas” a poca intensidad para aumentar el riego sanguíneo de la zona afectada.
- Aplicación de frío en la zona (Crioterapia).
- Aplicación de antiinflamatorios para calmar el dolor.
- Masajear la zona afectada de forma tranquila y relajada.
- Estiramientos suaves de la musculatura afectada.

Pero lo más importante es saber como se pueden prevenir las “agujetas”, debemos de calentar muy bien antes del ejercicio, estirar antes y después de la actividad, hay que hidratarse durante el ejercicio, preparar al cuerpo con ejercicios de baja intensidad que se van aumentando poco a poco, soltar los músculos (relajar la musculatura), una buena alimentación. Aún haciendo estas recomendaciones pueden aparecer las “agujetas”, pero el dolor será mucho menor, además en el apartado anterior hemos comentado como se pueden tratar.

Para más información pincha en los siguientes enlaces:
http://www.vitonica.com/lesiones/que-son-las-agujetas-como-se-quitan
http://www.actosdeamor.com/agujetas.htm
http://www.todonatacion.com/deporte/agujetas.php

Saludos

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada